Guia definitiva sobre cómo elegir y usar las bolas chinas

Las bolas chinas despiertan entre las mujeres y los hombres una gran curiosidad, en algunos casos, un interés inusitado. Nos remite directamente en el imaginario colectivo al mundo místico y erótico de las gueishas, a los grandes secretos escondidos del sexo oriental que se nos revela en forma de objeto mítico. Justamente por esta aura imaginaria y cultural, las bolas chinas son un objeto desconocido en su función, del que no se sabe muy bien qué los beneficios nos aporta, se llega a confundir el modo en que pueden usarse y sobre todo, nos cuesta saber cómo elegir las bolas chinas que mejor se adaptan a cada mujer.


¿Quieres saber cómo comprar las bolas chinas que mejor se adaptan a ti? Sigue leyendo porque en este post tienes la Guía definitiva para saber cómo elegir y cómo usar las bolas chinas.


¿Para qué sirven las bolas chinas?

Guia definitiva para comprar bolas chinas adecuadas a cada mujer

Quizás el primer punto que debamos analizar en esta guía es el uso que le vamos a dar a las bolas chinas. De entre todos los juguetes sexuales disponibles en una tienda erótica, posiblemente las bolas chinas sean los que más se alejan del concepto de juguetes para adultos porque realmente se trata más de un producto para mantenimiento y ejercitación del suelo pélvico. Las bolas chinas, a diferencia de los consoladores, vibradores o estimuladores, no están especialmente diseñadas para producir directamente placer sexual. El hecho de ponerte unas bolas chinas no te provocará una estimulación suficiente para gozar con su uso. No obstante puede resultarte muy excitante introducirlas o jugar con ellas si ya estás excitadas o como parte del juego sexual o preliminares.

Donde sí apreciarás sus fantásticas ventajas es si las usas regularmente porque las bolas chinas son un instrumento de entrenamiento para los músculos del suelo pélvico. El uso continuado de las bolas chinas provoca un aumento de la lubricación y de la irrigación sanguínea de la vagina, debido a las contracciones involuntarias que provoca de los músculos vaginales con la estimulación que producen, y esto ayuda a mejorar la función sexual.

Pero su función más ventajosa es la ejercitación y refuerzo del suelo pélvico, donde apreciarás una notable mejora de tus relaciones sexuales, en especial, si acusas algún problema relacionado con la debilitación del suelo pélvico. Al usar una o dos bolas chinas (después te explicaremos cuál es la diferencia) añadimos mayor dificultad a los ejercicios de Kegel al haber, con el peso extra que suponen estas bolas chinas, mayor resistencia que la ejerce simplemente la gravedad.

En el entrenamiento del suelo pélvico debemos distinguir entre dos objetivos principales:

  1. Como tratamiento preventivo: la ejercitación con bolas chinas es un magnifico tratamiento preventivo indicada especialmente para mantener un buen tono muscular que nos ofrezca mayores garantías de salud, especialmente en casos en los que se planea un embarazo con vistas a tener un buen proceso de gestación y parto es conveniente fortalecer previamente el suelo pélvico, para mujeres que ejercen mucha presión sobre el suelo pélvico (como deportistas de halterofilia o levantamiento de peso,) mujeres que padecen de estreñimiento crónico, mujeres que alcanzan la menopausia.
  2. Tratamiento rehabilitador: como tiramiento rehabilitador puede ayudar, junto con otros tratamientos, en los casos de incontinencia urinaria, tras el parto y dejando un tiempo prudencial para recuperarse, para mejorar la función sexual, la irrigación y la lubricación vaginal, tras una cirugía pélvica siempre siguiendo las instrucciones del médico o rehabilitador.

Aparte de los beneficios para tu salud, adquirirás un mayor control de los músculos vaginales que podrás manejar cómo y cuándo tú quieras para obtener sensaciones más intensas  y satisfactorias durante la penetración.


Ahora que ya sabes para qué sirven las bolas chinas, es posible que te interese saber más sobre cómo funcionan o qué clases de bolas existe. Si es así sigue leyendo pero si no te interesan estos puntos, no dejes de leer la parte final del post donde te explico cómo se usan, los ejercicios que debes realizar y cómo elegir las mejores bolas chinas para ti.


¿Cómo funcionan las bolas chinas? ¿Cómo están hechas?

Las bolas chinas son un instrumento compuesto de una bola exterior de un diámetro determinado, adaptado a la comodidad o necesidad de cada mujer y por lo general, con una bola más pequeña en el interior, que añade más peso y provoca las vibraciones con el movimiento lo que realizan la función de estimulación de los tejidos, provocar la contracción de los músculos vaginales y facilitar la lubricación y la irrigación sanguínea en la zona.

La tecnología aplicada a cada modelo en la parte exterior de las bolas chinas, así como los materiales empleados, varían dependiendo de marcas, categoría del producto y fines a los que se destine. Todos nuestros productos están realizados con materiales preparados para el contacto con los tejidos de la pared vaginal. Dependiendo del modelo que elijas, puede que tenga un tacto más o menos suave, con siliconas libres de ftalatos y con textura “tacto piel” que resulta muy agradable, con rugosidades que ayudan a sustentar las bolas correctamente o formas que mejoran sus uso y facilitan su introducción y extracción sin molestias.

Existen bolas chinas y huevos vibradores para aumentar la estimulación, e incluso con control remoto que permiten mayor comodidad o experimentar divertidos juegos diversos con el mando a distancia. Echad un vistazo a esta sección de control remoto de la tienda.

¿Son seguras las bolas chinas?

No debes tener miedo a usarlas y no pienses que se te pueden quedar dentro o las puedes perder. En general todas las bolas chinas bien sea una o una pareja, suelen incorporar una pequeña asa para tirar de ella y facilitar su extracción. Además, si has usado tampones ya conoces la experiencia de llevarlos. Las bolas chinas, aunque más grandes y pesadas, se introducen y se extraen de la vagina de un modo sencillo y rápido.

Un apartado que debes vigilar es la higiene. Las paredes cavernosas de la vagina están protegidas por la flora vaginal, las bacterias necesarias que forman parte de nuestro organismo, pero son sensibles a infecciones. La falta de higiene en cualquier objeto que introduzcas en tu vagina puede conllevar riesgos de infección.

Cuándo NO debes usar las bolas chinas.

Durante el embrazo y en el período inmediatamente posterior al parto no es aconsejable que las uses ni tampoco inmediatamente después de una cirugía en la zona de la pelvis. Si deseas usar las bolas chinas, es preferible que consultes con tu ginecólogo o un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico por si en tu caso puede haber alguna contraindicación al uso o la musculatura de tu suelo pélvico está muy debilitada. En estos casos podrás realizar ejercicios de Kegel más suaves.

Tampoco es aconsejable utilizarlas durante la regla.

Cómo debo ponerme las bolas chinas?

La manera de introducirte las bolas es muy sencilla y en general muy cómodo. Puedes probar recostada o bien en cuclillas. Lubrica especialmente la primera bola con un lubricante neutro de base agua (mejor opción que los lubricantes de silicona que lubrican más y pueden dificultar que retengas las bolas dentro de la vagina). Es posible que puedan parecerte grandes pero introdúcelas suavemente y podrás observar que no tendrás mayor dificultad para alojarlas en su posición, tras los músculos bulbocavernosos. Cuando te incorpores o cambies de posición verás que las bolas tienden a salirse, también por efecto de la gravedad. Esto puede resultar extraño o molesto la primera vez pero es al tratar de retenerlas donde hacemos la resistencia necesaria para entrenar los músculos.

Posición correcta de las bolas chinas dentro de la vagina

Utiliza siempre lubricantes sexuales, jamás cremas hidratantes o aceites para niños que pueden dañar tu flora vaginal. Dispones de una amplia gama de lubricantes de base agua en nuestra tienda.

Cómo realizar los ejercicios de Kegel con las bolas chinas. Consejos y tips.

Los ejercicios de Kegel son repeticiones de contracción y relajación de los músculos que forman el suelo pélvico y los notamos especialmente cuando queremos retener la orina y hacemos fuerza para evitarlo o para evitar evacuar un gas. Cuando realizamos esta tensión, en realidad estamos aislando y contrayendo los esfínteres y los músculos que componen el suelo pélvico.

Los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico pueden realizarse con bolas chinas o sin ellas. La posición para realizar los ejercicios de Kegel debe ser la que más cómoda te resulte. Puede que debas estar acostada o que te resulte más cómodo sentado. En algunas sesiones de gimnasia, yoga o pilates, se trabaja sobre estos músculos en otras posiciones donde puede intervenir también los músculos del abdomen. Con el entrenamiento incluso realizarse de pie sin que te caigan las bolas chinas, pero es más dificultoso por la tensión que ejerce la propia fuerza de la gravedad.

Practiques los ejercicios en la posición que sea, debes mantener una posición neutra de la pelvis, es decir, ni la adelantes ni descanses hacia atrás. Intenta corregir la postura estirando al máximo tu columna y manteniendo una postura correcta de la espalda.

Primer paso: Contraer. Aísla bien los músculos del suelo pélvico y no te ayudes con otros músculos de la zona; no contraigas los glúteos ni los abductores para realizar el ejercicio. Para iniciar, en estado de relax, toma aire y exhala mientras contraes y elevas los músculos. Durante la contracción no debes aguantar la respiración. Exhala suave y regularmente una fina columna de aire uniendo los labios como si fueses a silbar.

Segundo paso: Mantener. Retén la contracción entre 3 y 8 segundos. Al principio es posible que no puedas mantener la contracción más de tres segundos pero verás cómo con la practica vas avanzando.

Tercer paso: Empujar. Este paso es opcional ya que cuando relajes, los músculos las bolas bajarán inmediatamente y será más fácil realizarlo cuanta mayor sea el nivel de práctica que tengas adquirido. Empujar está especialmente indicado si tienes un suelo pélvico hipertónico, es decir muy tenso. El objetivo es estirar los músculos después de la contracción empujando sin dejar que se salgan las bolas.

Cuarto paso: Relajar . Cesa cualquier presión progresivamente. No relajes de golpe. Tomate tu tiempo y una vez tu musculatura esté en estado de reposo, descansa, corrige tu postura, recoloca las bolas chinas si es necesario, haz dos o tres respiraciones profundas y prepárate para una nueva serie del ejercicio.

Ciclo de ejercicios de Kegel con bolas chinas. Cómo realizar cada fase de los ejercicios de Kegel.

Aumenta el número de repeticiones a medida que practicas los ejercicios. Empieza por una cantidad de repeticiones que no provoque molestias y ve subiendo hasta realizar series de 10 a 15 repeticiones. Puedes practicar de 1 a 3 veces al día según tus necesidades. Recuerda que como cualquier ejercicio o deporte, es importante crear un hábito y mantenerlo en el tiempo para obtener los resultados deseados.

¿Cómo elegir tus bolas chinas de la mejor manera?

Una sola bola

Con una sola bola te sentirás más cómoda si empiezas a usarla. Tienen menor peso que dos bolas (es obvio) y puede que te sientas menor sensación de ocupación. Puedes controlar la posición donde la colocas, retrasándola un poco más con lo que te será más fácil retenerla.

Modelos recomendados con una bola:

Joyball individial de JoyDivision

O-Ball single de Odeco

Geisha Ball de Shots Toys

Dos bolas

Tienen más peso, con lo que los ejercicios van a ser más intensos y las vibraciones que provocan son mayores con lo que la estimulación va a ser también mayor. Aunque te puedan parecer grandes de entrada, te acostumbras pronto a su uso. Conseguirás mayores resultados si practicas a menudo porque son más difíciles de retener y requieren mayor esfuerzo.

Modelos recomendados en dos bolas:

Bolas intercambiables Luna de Lelo.

Bolas L1 de la marca Ovo.

Las bolas Joyballs Secret de Joydivision.

La talla ideal de las bolas según tu cuerpo

Las bolas chinas se fabrican en varias tallas que varían desde los 29 mm de diámetro hasta los 35,5 mm o los 40 mm. ¿Qué diámetro debes elegir? Para responder a esto deberás pensar un poco en tus condiciones, tanto en la tipología de tu organismo como en otros factores como la edad, si has tenido un o varios partos, etc.

Para decidirte por una talla u otra puedes ayudarte considerando estos puntos que te indicamos a continuación:

  1. La talla de tampón que sueles usar: Si te sientes cómoda con una talla pequeña, mediana o grande, te dará una indicación inicial muy clara de qué diámetro preferirás de bolas. Si se te mueven los tampones, podrás usar una talla mediana/grande.
  2. Los partos: Si has tenido un parto vaginal puedes utilizar una talla grande o mediana. Si has tenido un parto por cesárea, probablemente una talla pequeña o mediana se ajuste mejor a ti.
  3. Introduciendo los dedos: Si no te incomoda de sobremanera introducirte dos dedos en la vagina puedes utilizar una talla media

Modelos talla pequeña:

Modelo talla pequeña de la marca Lelo

Bolas pequeñas de la marca Icles

Bolas chinas pequeñas de la marca Fetish Fantasy

Modelos talla mediana:

Bolas chinas medianas de Joydivision

Bolas medianas de Entice

Modelos talla grande:

Bolas chinas grandes marca Geisha

Bolas chinas grandes marca Glee

Bolas chinas grandes Joydivision

El peso ideal de las bolas chinas según tu cuerpo

El peso de las bolas chinas debe convenirse a la fortaleza de tu suelo pélvico y al entrenamiento que realices. Unas bolas chinas pesadas necesitan mayor fortaleza del suelo pélvico para mantenerlas, porque aumenta la dificultad del ejercicio.

Por esta razón, para empezar a ejercitarte o para mujeres con el suelo pélvico debilitado, mejor elige bolas chinas ligeras y de manera progresiva puedes cambiarlas por bolas más pesadas.

Las bolas chinas más ligeras van desde los 20gr. hasta los 30g. por bola.
Las bolas chinas más pesadas varían según diámetro y material desde los 40gr. hasta los 70gr. por bola.

Las bolas dobles, por lo general, pesan más que las que son un sola bola y en los modelos de bolas intercambiables puedes combinar más de 150gr.

Además del peso, puedes aumentar la dificultad poniéndote de pie, con lo que puedes realizar diversas fases de entrenamiento combinando pesos y postura: empieza con bolas ligeras y acostada para iniciarte, bolas ligeras de pie para aumentar el nivel, bolas pesadas acostada y bolas pesadas de pie.

Si tienes dudas sobre los pesos, existen modelos que se presentan con bolas intercambiables de pesos diversos para que las combines o sets donde dispones de diversas bolas de diámetros y pesos diversos.

Resumen y consejos para elegir las mejores bolas chinas para cada tipo de mujer

  1. Planea un momento para ti, para poder realizar los ejercicios y crea un hábito de entrenamiento.
  2.  Elige las bolas que más cómoda te hagan sentir. Empieza por bolas más pequeñas y ligeras y a medida que veas resultados aumenta el nivel de dificultad.
  3. Cambia la posición en la que ejercitas hasta poder retener las bolas de pie.
  4. Mantén una higiene adecuada, antes de usar las bolas y después, para evitar que tu flora vaginal se vea afectada.
  5. En la elección de las bolas chinas dependerá tu talla corporal y la fortaleza de tu musculatura. Obsérvate y ten en cuenta las consideraciones que te hemos recomendado.
  6. Elige materiales de calidad, clínicamente testados, como las siliconas libres de ftalatos.
  7. Utiliza siempre lubricación específica. No uses cremas (porque contienen alcoholes y otros aditivos que pueden ser dañinos) o aceite corporal (porque normalmente son derivados de aceites minerales).

¿Ta ha parecido interesante esta guía?¿Te queda alguna duda pendiente o quieres añadir otra información? No olvides escribir tus comentarios o publicar este contenido en tus redes sociales.

Votos de los lectores
[Total: 1 Promedio: 5]

One comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>